Blogia
Erase Una Vez

El sueño

El sueño De pequeña, mi esposa soñaba frecuentemente con que se tiraba desde una ventana. Este sueño recurrente y el hecho de su sonambulismo hizo que su padre cerrara siempre todas las ventanas y balcones de casa durante bastantes años.

Hace unos días, mi mayor se cayó de la cama y se hizo una brecha en la ceja lo que se tradujo en cinco puntos de sutura. Mientras los sufría, las paredes de papel de la sala de curas filtraban sus chillidos, pataleos, llantos, suplicas y su mucho, mucho dolor. Al salir y para animarle, le saqué una sonrisa de orgullo al decirle que se debía haber comportado como un héroe porque desde fuera no se había escuchado nada de nada, y que yo, en su lugar, habría roto con mis gritos los tímpanos de los cuatro enfermeros que entraron a sujetarle.
Ya de vuelta, resignado y roto se refugió en su madre para terminar los sueños de aquella aciaga noche.

Al día siguiente, a la salida del cole, le pregunté por la herida y se reía al contarme lo que les dijo a sus asombrados amigos:
"El médico se llevó las manos a la cabeza de puro asco que le dió, porque la herida era tan profunda que se veía el cerebro."

Nosotros, además de ponerle una barrera quitamiedos en la cama y por si acaso, nos quitamos nuestros miedos cerrando ventanas, no vaya a ser que vuelva a fantasear sueños sangrientos y descerebrados.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

lokura -

Tu hijo es un tio listo besos mil

mox -

Muralla, a mí también me sorprendió esa forma que tuvo de autoenvalentonarse y de hacer automagia y conventir un mal momento en una salida airosa.
Gracias por pasarte por éste tu sitio.

Chihiro: ahora, mi esposa no se levanta de noche; sólo habla (jer, jer) y no lo puedo remediar y la sonsaco (me aprovecho conscientemente de su subconsciente, y éste es mejor que la máquina de la verdad, porque no sabe mentir).

Ess, sanó, sanó, y tú lleva cuidado con el otro lado de la puerta (qué mieeeddooo), y sobre todo vigila al que te acompaña (ya sabes que no pueden despertarte, sólo acompañarte).

Siloam, su tremendo dolor provocó mi callado llanto y entonces fué cuando se abrió paso un amargo recuerdo de un muy mal trago que me cambió y me ensombreció la vida. Pero corramos un tupido velo...
En cuanto a la cicatriz, será otra más de su guerra con la vida(lleva ya tres).

Bo, y yo vestiría una falda roja si con ello pudiera contar las cosas como tú... Y no te caigas, que las cicatrices, han querido decir siempre dolor.

Bo Peep -

Qué chulo! A mí tampoco me importaría caerme para que me escribieran un post así.

siloam -

qué bueno. Un sobrino de seis años estando aquí de vacaciones se cayó por las escaleras mecánicas de un centro comercial. Entre el dolor y la sangre se puso fuera de sí. Tuvieron que sujetarlo con una sábana y entre cuatro para poder coser la herida (10 puntos).
los gritos , pues igual.
la cicatriz se convirtió en un " herida de guerra". Al verano siguiente quiso ir a visitar a los sanitarios.Por supuesto en sus relatos se " veía el hueso".
bendita imaginación infantil.

Ess -

sana sana... y que sea suave la recuperación.

Yo me he despertado alguna vez enganchada al picaporte de alguna puerta.

Chihiro -

Tenía un conocido que era sonámbulo. Una vez tuvimos que dormir juntos en grupo, y aunque yo ya sabía de su problema, creía que no le pasaba cada noche ni que era algo en plan espectacular. Antes de irnos a dormir, habíamos estado bebiendo, no demasiado, la verdad, un par de cervezas. Pero entre una cosa y la otra, no veas el numerito que nos montó por la noche mientras "dormía" dando vueltas por la habitación y gritando como un loco. Nunca más, de verdad. Creo que me sería muy difícil compartir cama con alguien que se pega estos "viajes" cada noche.

Buen fin de semana

muralla -

Me ha encantado, y me han hecho sonreir tu ternura de padre y la enorme imaginación de tu hijo.
Un abrazo. Muralla
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres