Blogia
Erase Una Vez

Cuento con ventaja II

Cuento con ventaja II Viene del 29 - 5 - 05

Lola siguió hablando como si su cuento no fuera especial, como si no supiera que la vida de sus personajes dependía de sus palabras y como si no supiera que si los embarcaba en mil y un vuelos era porque en realidad ellos lo habían escogido así.

Coco escogió volar hasta la isla en un tanga de leopardo creyendo acudir a una cita secreta. Lunaaaaa en cambio recurrió a su corazón dorado de diamante y cuando aterrizó en la isla, sus reflejos cálidos compitieron con los rayos del sol. Malasanta simplemente hizo un viaje astral y se materializó en la orilla de la playa Todavía conservaba el calor del abrazo de una niña pequeña al darle el beso de buenas noches. Rosi se subió a lomos de su canción más querida, que al mismo tiempo le servía de poema-almohada y llegó en suave sueño. Lu, navegó por debajo de las dunas, por encima de las nubes y entre dos mares y apareció radiante cubierta de pequeños pétalos rojos, obsequiando con exquisitos besos marinos. Amélie visitaba una exposición en una galería cercana a casa y descubrió un cuadro de colores que le guiñaba los ojos cómplices. No lo pensó dos veces y se introdujo en él porque quiso descubrir si sus sentidos le decían la verdad sobre aquellos colores.

Lola me explicó que todos se conocían de vista, pero que nadie había hablado con nadie. Por eso los presentó.

Se sentaron cómodos a contemplar el atardecer y, sin esfuerzo, hablaron hasta el amanecer, de sus vidas, de sus vidas inventadas y de los miedos que mordían sus sueños. Danzaron sinceros y aligeraron sus almas. Y entonces se enteraron de la historia del Barco que Siempre Espera, y decidieron buscar tesoros entre risas curiosas y deseos atrevidos.

Lola eligió bien el camino porque avanzando entre senderos difusos cruzaron rápidamente la isla. Al fondo, brumas de desayunos, espejos empañados de sudor, promesas de calor frías y el Barco que Siempre Espera.

Se miraron, sonrieron y reemprendieron la caminata, esta vez a través de un campo yermo, con polvo pesado y huellas profundas que rompían la fina película de un mar de barro ya resquebrajado. No avanzaron ni cien metros cuando mil y un agujeros de bocas hambrientas pobladas de colmillos de tigre tan fieros como hermosos rompieron la tierra reclamando algo más que un tributo de sangre. Coco les dio hasta su vida cuando se arrojó de cabeza al agujero más grande y sin embargo bellamente siniestro que divisó. Al momento el ataque se detuvo y las bocas se transformaron de nuevo en barro seco.

Y de pronto, un sonido parecido al de un escupitajo desde el centro del mundo. Algo que volaba y caía como un vulgar escupitajo. Un tanga de leopardo con patas de elefante, alas de gallina, cuerpo de mujer y cabeza de hombre envuelto en babas pegajosas. Se les heló el alma. Prefirieron ignorar. Siguieron su camino rápidos, no fuera que el barro tuviera más hambre.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

lunaaaaa -

...y lunaaaaa...perdida en su corazón de diamante y en sus sueños de amor...se estaba perdiendo esta maravilla de cuento de no ser por ROSI...que (gracias querida)...le murmuro al oído que viniera rápida.
Mox...prometo que ya no trbajare..primero leo tu bloggggggggggggggg

lokura -

Me encanta esa foto!

coco -

Eso, el recurso facil, matar al feo a mitad de la historia para que no haya que buscarle pareja...

;) me ha encantado mox. Eres un sol.

lola -

Por fin tengo un cuento lleno de ventajas, y hasta Coco logro ser un un bicho con patas de elefante. Y asi fue como todos encontramos nuestro tesoro, guiados por Mox, el mejor cuenta cuentos del mundo de los sueños. Siempre es facil si confias en la gente que busca contigo. Y la mejor recompensa que me llevo es saber que servi de ayuda en esta busqueda. Gracias por este cuento, lo guardare siempre.
Hoy te mando millones de besos, de los que se sueñan y de los que se dan.

Rosi -

Oye, y que fué de coco, se hizo el valiente y se lo comió el agujero ? y del tanga, que más se supo...Uff, vaya cuento mas fangoso.
Y ahora más en serio, si puedo, me encanta el trozo en el que hablas de que todos sin conocernos nos sentamos para hablar de nuestro miedos, de nuestras vidas, de nuestros deseos. Realmente eso es lo que hacemos verdad?
Un beso grande,para darte las gracias desde el corazón.

Rosi -

Eres increible. Haces sentirse importante incluso a una simple hormiga. Me has dejado sin palabras, cuando las encuentre vengo y te digo.Ahora lo vuelvo a leer.Gracias por el cuento.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres