Blogia
Erase Una Vez

Sorpresa

Sorpresa
Las manos se escondían del frío en los bolsillos del anorak y de paso, jugaban con las llaves del piso para hacer tiempo hasta que saliera Raúl del instituto. Aquella tarde avecinaba prisa. Con el tiempo justo de coger el once, correrían alegres a la parada del autobús y se alejarían así del barrio.
Al llegar a la Avenida de los Pinos, entre besos, abrazos, caricias y risas, jugaría a decir que tenía una sorpresa y bajaría del autobús agarrándole la mano, encadenándosela. Pondría carita de diablesa al contarle lo del piso y seguro que a los ojos de Raúl se asomarían resplandores de pensamientos de fuego. El abrazo la levantaría un palmo del suelo y cuando le preguntara cómo la había conseguido, no se lo diría. Mentiría diciendo que era de una amiga del trabajo. Nadie sabía lo del piso de su padre, ni siquiera su madre, así que lo mantendría en secreto y no echaría más leña al fuego de una relación de padres tan viciada.
Ahora estaba esperando a Raúl y eso era lo que le importaba. Nada más.
Tenían que acercarse a una farmacia para comprar los durex. Entraría él, esperaría ella, un poco alejada de la puerta con la esperanza de que no la vieran y evitar así obscenos comentarios de condena. Subirían en el ascensor comiéndose a besos y no sabe si llegarían vestidos a la cama. Se quedarían hasta las nueve y harían el amor nueve veces y volarían nueve días y cenarían nueve noches. Su número era el nueve veces venerado nueve y lo quería incorporar al momento más importante de su vida. No le importaba el después, ni tampoco su trabajo, y por qué habría de importarle sus padres y sus sermones.
Aquí y ahora. Raúl, la sorpresa y el amor.
Comenzaban a salir ya. Alargó el cuello buscando, alargó la mirada amando, alargó las manos adorando, sonrisa de ilusión, alegría de vivir, necesidad de querer.
Raúl... Raúl... ¿Raúl? ¡Raúl!
...Pero vió que Raúl estaba llenando de calor los labios de otra...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

9 comentarios

mox -

moxqueado

lunaaaaa -

...para mi lo previsible no esta en tu forma de narrarlo...que ya sabes que lo haces muy bien..sino en esa perdoda de la ilusión de la que hablas...y la verdad podrian ser los dos finales...por que no'...Todo en el Amor es posible!!!!!....un beso mosqueado (asi se dira???)

mox -

la verdad es que el final era previsible, por eso en principio lo dejé sin final, pero luego le añadí de los dos posibles el que mi momento de ánimo me dictó(sobre todo después de leer tu post de pérdida de ilusión por la Navidad).
El otro final era éste:
Un beso..., un abrazo... un te he echado tanto de menos... y un “Vamos, corre que perdemos el once”.
Dime cuál te gusta más y ese se quedará.
Si tienes otro mejor ¡escríbelo!.
Un beso alunizado.

lunaaaaa -

no se vale!!!!....yo ..ya me sabia el FINALLLLLLLLLLLL.....

mox -

Muralla, extrapola a que saliera de un bar, de una oficina, de una fábrica, de un duplex, de una iglesia vestido de novio...
Extrapola a que es Raúl el que espera en la puerta de todos esos sitios (es mas normal que él rebusque como sea las llaves de un rincón de amor)...
Hay muchos Raules y Raulas sueltos por ahí
Ess, te digo lo que a Muralla. El instituto, la Universidad, el trabajo... en todos sitios pasa, en todas las vidas pasa y a veces más de una vez en mayor o menor medida siempre hay desengaños...

Ess -

vaya...

muralla -

¡Pobre criatura enamorada hasta la médula de un traidor como Raúl...!!!
Espero que la próxima vez elija mejor y tenga más suerte...
Un abrazo abrazao. Muralla

mox -

Si es que Raúl ya no es lo que era. Antes jugaba mejor.

Malasanta -

No me extraña, Raúl tiene el número 7, a quien en realidad debía esperar ella es a Ronaldo.... o a Morientes en sus mejores tiempos.
El Raúl, un canalla.
Abrazos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres