Blogia
Erase Una Vez

Igual

Igual

Es como cuando me encontré ese billete tirado en la calle hace ya muchos años. Igual. No paraba de mirar al suelo por simpatía, por si acaso se hubiera perdido algún otro y lo fuera a encontrar así. Durante muchos meses mi cuello fue un anzuelo de pescar billetes.
Anteayer, en un semáforo, me miró una mujer por la ventanilla del coche. Me sonrió, arrancó con la luz verde y desapareció. Ahora me emparejo con todos los coches que llevan mujer incorporada por ver si me sonríen. Cuando detengo el coche, justo a la altura de la ventanilla del otro, giro la cabeza, la inclino sobre el volante y sonrío. Hasta hoy he conseguido que me sonrían dos niños, una anciana y un señor de mediana edad (pues sí, ya acepto sonrisas de todo el mundo). El resto disimulan y miran al otro lado de la ventanilla.
Pero mirar al otro lado de la ventanilla de un coche es como mirar a los pasajeros del coche de al lado y cuando circulo por una avenida con tres carriles o más y aprovecho un semáforo en rojo provoco un efecto dominó de miradas desconcertadas. En cierta forma me expando y llego a todos los coches que se alinean conmigo para capturarlas.
Mañana me despediré de mi familia y viajaré a Madrid y luego a Barcelona. Me encanta experimentar con avenidas anchas. Y por supuesto no os parecerá raro si os digo que sueño cada noche con los semáforos de París, Londres, Ciudad de México, Buenos Aires, Nueva York y San Francisco. Pero sé que todo llegará.
Durante muchos meses mi cuello parecerá un alambre que se retuerce en cada semáforo del mundo y brinda la oportunidad a mis ojos de que les sonrían.
Hoy he llegado a tu ciudad... ¿O es que acaso no me has visto hurgar con una mirada y una risa por el interior de tu coche mientras esperas que se ponga en verde el semáforo?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

14 comentarios

mox -

Jejeje, eso del semáforo dance lo voy a practicar mañana mismo en el barrio y si no me echan me voy a reir con la cara de alucinados de la gente.:)))

Serch -

Iré mirando por la ventanilla del bus a ver si te veo! pero creo que desde esa posición elevada será mas divertido ver toda la escena de desconcierto...

...jejeje, además me acabo de acordar de unos amigos que practican el llamado 'semáforo dance' (tremendo, y verídico). Situación: semáforo en rojo en una ciudad gris cualquiera. Acción: Subir la música a todo volumen, bajarse del coche (preferible si son varios coches llenos de amigos), y bailar como energúmenos hasta que el semáforo se ponga en verde, momento en el que se entrará en el/los coche/s de nuevo y se seguirá el camino como si nada hubiera pasado.

Es genial ver qué caras se le quedan a la gente... de todo tipo!!! Y libera muchísimo.

coco -

Guapo!
Bienvenido.

mox -

Después de unos días de vacaciones (me fuí a traición, lo reconozco) vuelvo a ver lo mejor del blog: vuestros comments :-))

Muralla, claro que era yo y sé que te diste una vuelta por mi Mediterráneo para recoger unas cuantas más.
Un montón de olas con abrazos abrazaos.

Mi lunaaaaa, besos de arco iris. ¿Has visto si el del coche que se te acercó ayer pintaba sonrisas de arco iris?... era yo... (por cierto ¿que quieres decir con qué hay de otros?)
Un beso de cariñosas sonrisas violetas.

coco, no dudes que te sonreiré y tampoco que te pediré que mires a tu vecino de coche y le sonrías y extiendas la amabilidad, la vida construida con alegría, sencilla, fácil...
Un abrazo todo dientes blancos.

Wolffo, gracias. Tu sitio también tiene algo especial y me he aficionado a encontrarlo por allí. Un abrazo.

Yotro, hola papi. Tienes un e-mail. Un abrazo a tu ilusión (es decir a tu esposa) y otro a tu felicidad (es decir a Heidi).

qvuark, la lástima es que sólo en vacaciones practicamos amabilidad, y es preciso que aprendamos a practicarla cada minuto del día. Iría mejor todo.
Gracias por entrar a este rinconcito. Estás en tu casa, toma lo que quieras.

qvark -

Yo también confío en que las grandes ciudades todavía esconden personas entre sus habitantes :) Y te alegra el día cuando, sin querer, intercambias una mirada o unas palabras amables con un completo desconocido simplemente porque por un instante habéis tenido algo en común.

Yotro -

Quise decir, te traigo ...

es que vivo sin dormir, con muchos sueños.

Yotro -

Hola Mox, Le traigo una sonrisa desde Coogee. Llega una pasajera nueva, que se llama Heidi.

Saludos, Bernardo

Wolffo -

Wau....!
qué delicia de artículo, de verdad, da gusto leer cosas tan vivas.
Felcicdades, cuello de alambre, cazador, sonreidor y escribidor. Me gusta tu estilo, forastero.

coco -

No hace mucho que descubrí el poder de una sonrisa. Es la llave que abre desconciertos y es la palanca que acciona nuevas sonrisas, aún mejores y más sabias. Si me sonries, yo no miraré hacia el otro lado.
Un beso.

lunaaaaa -

Mi mox...cuando usted decide crecer....lo hace tanto literariamente como en forma personal....esa cadena de sonrisas.....esta recorriendo el mundo...Besos Sonrientes (¿que hay de otros?)

muralla -

Así que eras tú el que desde el barquito de vela me mandó una hermosa sonrisa...Ya me parecía a mí que me resultaba familiar...
Miles de sonrisas gallegas. Muralla.

mox -

Malasanta, a tí te miramos en todas direcciones, así no pares de sonreir...

lola, lo he arreglado, pero que sepas que me ha dado mucha alegría el encontrarme con cuatro coments de golpe ;-))))
¡Tengo unas ganas de regresar a Barna!!! (buscaré tus sonrisas por entre los coches)

lola -

Felicidades! Te has convertido en un cazador de sonrisas.
Cuando pare en un semaforo de Barcelona mirare por la ventana, y si alguien me sonrie pensare que no estas lejos, y que hasta el ha llegado la cadena que has
empezado.
Un beso y una sonrisa desde mi ventana :).

malasanta -

Los siento mox, yo voy en moto y me pongo el primero. Pero si es cierto que alguna mirada en el trasero he sentido :-)))
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres