Blogia
Erase Una Vez

Dedos

Dedos

Desde siempre, me ha parecido que entrecruzar los dedos de las manos es símbolo de dulce intimidad. El tener entre mis dedos otros dedos significaba poseer parte de la persona que me los ofrecía, y esto me daba miedo, pero en ese gesto había algo que me daba aún más miedo y era que yo también cedía parte de mí mismo.

Por eso he evitado muchas veces el saludo scout (te entrechocas la mano y el meñique lo hundes en el meñique de la otra mano), el dar la mano a gente que no me inspira confianza, el hacer una promesa que no cumpliré y que se sellaría con un apretón de manos. En fin, que me cuesta dar la mano, y nunca jamás entrecruzo los dedos con nadie. Nunca.

Pero esta noche he dormido en la cama nido de mi hijo. Y he recordado cómo me dormía aferrado a las manos de mi madre casi de bebé, buscando, entre los barrotes de la cuna uno o dos de sus dedos o lo que ella quisiera dejarme, y eso hacia que me sintiera protegido y durmiera mejor.

Así que he buscado los dedos dormidos de mi pequeño y los he entrecruzado con los míos. Me he emocionado de miedo y de bienestar y he dormido agradablemente protegido por él.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

8 comentarios

mox -

Gracias, Tautina.

Lokura, otro par de besos para tí.

lokura -

Te viene bien si desempolvo un par de besos de la lacena y te los dejo por aqui... `pues lo dicho.

tautina -

Bueno, así empezaba el texto, "entrecruzar los dedos de las manos es símbolo de dulce intimidad". Y que gesto más íntimo y profundo que hacerlo con tu pequeño? Y es que uno cede mucho de sí mismo por un hijo. Una reflexión conmovedora y bella.
Saludos maternales.

mox -

missing, por tu nick, se ve que a tí también te gusta perderte, sobre todo, en rincones cómodos y personales en los que nos refugiamos de vez en cuando para perder las miradas en el auto-yo.

lokura, lo de padrazo sólo en algunos momentos, cuando pierdo la paciencia soy el hombre del saco, el coco, y Freddy Krugger, al alimón . Un beso y me alegro que todo te vuelva a la normalidad

lokura -

Compartir, dar pedazos de uno mismo, dar un trozo, o darlo todo... proteger....ser protegido....sentirse protegido...que sensacion tan maravillosa... y porque sera que lo maravilloso a veces aterra...
mox...estas echo un padrazo, lo sabes no¿?
un abrazo sol

missing -

El café... puede ser descafeinado?
Y el martini... puede ser 43-naranja?
Manos, miradas y palabras... bonito trío para compartir en un rincón apartado y cómodo.
Besos.

mox -

Habría que escribir mucho acerca de los blogs y esa oportunidad que se da a extraños para conocernos.
Hay post que se le cuentan a una agenda íntima que no suponen compromiso con nada ni con nadie porque nos valemos del anonimato y que, por otro lado, al saber que alguien te escuchará y que a lo mejor te aportará un punto de vista nuevo o te comprenderá o te dirá sus experiencias, te hace escribirlos...
En fin, las manos y la mirada, pero también las palabras, aunque no las iniciales de contacto, sino las que se dicen dos personas en un rincón apartado y cómodo, a la sombra de un café o de un martini, después de conocerse de verdad.
Y fíjate, que las iniciales, las más banales, lo son todo. Significan abrir o dejar cerradas las puertas. En fin...
Un abrazo

missing -

Con qué facilidad a veces entregamos parte de nuestra intimidad... coincido contigo en una cosa (bueno, seguro que en más): las manos transmiten mucho, pueden incluso transmitir más que ninguna otra parte del cuerpo (no sé si con la excepción de la mirada, tengo mis dudas). Las manos lo encierran todo y lo dicen todo.
Besos manoseados..
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres